El Ojo Turco en America Latina

Nazar Boncuk es el nombre turco de este amuleto (talismán para algunos) que protege contra el mal de Ojo.

Estos amuletos forman parte de la vida cotidiana de los turcos como objetos de decoración del hogar, en coches y oficinas. Las mujeres los llevan en pulseras, collares, pendientes y colgantes, y los niños prendidos en su ropa.

El amuleto es un ojo y puede tener diversas formas y tamaños aunque por lo general suele ser redondo.

El influir maléfico que se atribuye a la mirada de algunas personas, es una creencia muy antigua. Las raíces de esta creencia llegan hasta Babilonia y el antiguo Egipto. También se ha observado entre los sumerios y los hititas. La idea de que “los ojos son la parte más expresiva y evidente del cuerpo” y que “los malos sentimientos que están dentro del ser humano salen fuera a través de los ojos”, hizo que se naciera un ojo protector.

Algunas fuentes llegan a decir que el origen del ojo azul se debe a la invasión de los pueblos nórdicos. Los nórdicos tenían los ojos azules y a su llegada a los pueblos de Anatolia (ocupada actualmente por la parte asiática de Turquía) fueron vistos por sus habitantes como invasores que les echaban mal de ojo, y para evitarlo crearon el ojo azul.

También los turcos, en Asia central, en la época chamanística tenían supersticiones parecidas. Durante toda la historia se ha creído en el mal de ojo, y se han utilizado la herradura, el ajo, el diente de lobo, la espina seca, el plomo, algunas piedras etc. como amuletos u objetos protectores, aunque sin duda el ojo azul de cristal, el ojo turco, ha sido el más popular.

Hoy en día, en algunos pueblos del oeste de Turquía en los hornos primitivos, donde generalmente utilizan leña del pino para tener mejores resultados, se fabrican los ojos con cristal reciclado, y para dar el color utilizan cobalto, ópalo y zinc.

¿Cómo se echa “Nazar” (el mal de ojo)?

Un hombre con un coche nuevo se encuentra con su vecino y este le dice: “¡Qué coche tan bonito!”. Más tarde el hombre tiene una avería, y piensa “mi vecino me ha echado un Nazar” pues tenía envidia del coche. Para evitar esto, se utiliza el ojo turco, y además cuando se dice “¡Qué coche tan bueno!”, se responde “mashallah, nazar deymesin” (no le pegue el mal de ojo).

Un dicho turco:

Nazar etme ne olur, çalis senin de olur. => Por favor no eches mal de ojo, para conseguirlo vete al trabajo.

CONTACTO CHILE: (09) 74944001.

Anuncios