PISCIS – (MÁS ALLÁ DEL AMOR)

Piscis18 de febrero al 19 de marzo

No existe un ser más sensitivo y romántico que un Piscis. Si te has enamorado de uno de ellos y pretendes conquistarlo, debes armarte de una buena dosis de paciencia y de imaginación.

Los Piscis son tremendamente sensitivos que parecen vivir en una continua ensoñación; viven de sueños y no de realidades. Sus cualidades como visionarios y médiums parece que les alejan de la realidad cotidiana y fomentan su tendencia a dejarse llevar por su imaginación y sus sentimientos viscerales, más que por una visión racionalizada, de lo que ocurre a su alrededor.

Para ellos lo más importante y fundamental en esta vida es la fantasía y el romanticismo y muchas veces pueden parecer perdidos en este mundo, como si realmente no vivieran en él. Como signo de Agua destacan por su sensibilidad, pero a diferencia de otros signos son también muy vulnerables.

Necesitan un amante que sepa canalizar toda su creatividad hacia su vida sexual. Sentirán la tentación de dejarse llevar por personas decididas y creativas, que sepan condimentar el sexo puro y duro con una buena dosis de imaginación y fantasía. Anhelan protección y a alguien que les haga poner los pies en el suelo; si no es así, pueden pasarse de imaginativos y no llegar nunca a la acción, algo que puede provocar, con toda probabilidad, un intenso ataque de frustración en su pareja.

Su imaginación desbordada puede proporcionarles la habilidad de concebir fantasías de muy alto contenido erótico, tan extraordinarias que el que las haya vivido no sabrá decidir si fueron reales o sólo un hermoso sueño. En el sexo, toda la fantasía de Piscis transforma su vida sexual en algo muy poco convencional, donde la sensualidad prima fuertemente sobre la sexualidad. Su forma de hacer el amor es casi mística y con ella aspiran a alcanzar la perfecta unión espiritual. No tienen tanto en cuenta la técnica sexual propiamente dicha o el disfrute físico, sino que más bien valoran la cualidad espiritual y sensual que envuelve a esa unión. Un Piscis es capaz de hacerte el amor pasando suavemente la mano a unos centímetros de tu piel, lentamente, mientras te susurra que está acariciando tu alma.

No sería tampoco extraño que a un Piscis le gustase organizar verdaderas escenas teatrales con su pareja. A Piscis le encantará representar distintos papeles y jugar con su imaginación hasta el punto de sentirse realmente otra persona. Todo lo que sea imaginación y juego será excitante para ellos. Probablemente su pareja se quedará boquiabierta con las fantasías románticas de los Piscis, transfiguradoras de la realidad, que les llevarán a vivir el erotismo en un trance casi hipnótico del que no podrán, ni querrán, escapar jamás.

Los Piscis son unos conquistadores natos, pero no activos. En realidad, más que expertos en la conquista lo que son es especialistas en atraer a los conquistadores. Más que conquistar, prefieren ser conquistados. Algo que no falla nunca con ellos es susurrarles al oído que vuestro encuentro parece cosa del destino. O si esto te parece demasiado convencional, también servirá si le dices que has visto sus ojos en tus sueños.

Sexualmente, los Piscis no son nada reservados. Se entregan en cuerpo y alma a su pareja (sobre todo en cuerpo) sin cautela ni reservas. Y muchas veces su pareja no está a la altura de una entrega tan profunda y completa, lo que les hace sufrir bastante a los Piscis. Pero es que no todo el mundo es capaz de vivir una identificación espiritual tan profunda como pretende Piscis a través del sexo.

Desde luego, con Piscis el sexo no es sólo piel y sudor. Para ellos es un modo de comunicación donde el cuerpo sólo sirve como vehículo para poner en comunicación las almas. Y su capacidad de imaginar y soñar puede hacer que lo consigan si su pareja está dispuesta a dejar de vivir por unos momentos en este mundo pecador para seguir a Piscis hasta donde su fantasía los lleve. Es una experiencia que merece la pena.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: