PISCIS – (MÁS ALLÁ DEL AMOR)

Piscis18 de febrero al 19 de marzo

No existe un ser más sensitivo y romántico que un Piscis. Si te has enamorado de uno de ellos y pretendes conquistarlo, debes armarte de una buena dosis de paciencia y de imaginación.

Los Piscis son tremendamente sensitivos que parecen vivir en una continua ensoñación; viven de sueños y no de realidades. Sus cualidades como visionarios y médiums parece que les alejan de la realidad cotidiana y fomentan su tendencia a dejarse llevar por su imaginación y sus sentimientos viscerales, más que por una visión racionalizada, de lo que ocurre a su alrededor.

Para ellos lo más importante y fundamental en esta vida es la fantasía y el romanticismo y muchas veces pueden parecer perdidos en este mundo, como si realmente no vivieran en él. Como signo de Agua destacan por su sensibilidad, pero a diferencia de otros signos son también muy vulnerables.

Necesitan un amante que sepa canalizar toda su creatividad hacia su vida sexual. Sentirán la tentación de dejarse llevar por personas decididas y creativas, que sepan condimentar el sexo puro y duro con una buena dosis de imaginación y fantasía. Anhelan protección y a alguien que les haga poner los pies en el suelo; si no es así, pueden pasarse de imaginativos y no llegar nunca a la acción, algo que puede provocar, con toda probabilidad, un intenso ataque de frustración en su pareja.

Su imaginación desbordada puede proporcionarles la habilidad de concebir fantasías de muy alto contenido erótico, tan extraordinarias que el que las haya vivido no sabrá decidir si fueron reales o sólo un hermoso sueño. En el sexo, toda la fantasía de Piscis transforma su vida sexual en algo muy poco convencional, donde la sensualidad prima fuertemente sobre la sexualidad. Su forma de hacer el amor es casi mística y con ella aspiran a alcanzar la perfecta unión espiritual. No tienen tanto en cuenta la técnica sexual propiamente dicha o el disfrute físico, sino que más bien valoran la cualidad espiritual y sensual que envuelve a esa unión. Un Piscis es capaz de hacerte el amor pasando suavemente la mano a unos centímetros de tu piel, lentamente, mientras te susurra que está acariciando tu alma.

No sería tampoco extraño que a un Piscis le gustase organizar verdaderas escenas teatrales con su pareja. A Piscis le encantará representar distintos papeles y jugar con su imaginación hasta el punto de sentirse realmente otra persona. Todo lo que sea imaginación y juego será excitante para ellos. Probablemente su pareja se quedará boquiabierta con las fantasías románticas de los Piscis, transfiguradoras de la realidad, que les llevarán a vivir el erotismo en un trance casi hipnótico del que no podrán, ni querrán, escapar jamás.

Los Piscis son unos conquistadores natos, pero no activos. En realidad, más que expertos en la conquista lo que son es especialistas en atraer a los conquistadores. Más que conquistar, prefieren ser conquistados. Algo que no falla nunca con ellos es susurrarles al oído que vuestro encuentro parece cosa del destino. O si esto te parece demasiado convencional, también servirá si le dices que has visto sus ojos en tus sueños.

Sexualmente, los Piscis no son nada reservados. Se entregan en cuerpo y alma a su pareja (sobre todo en cuerpo) sin cautela ni reservas. Y muchas veces su pareja no está a la altura de una entrega tan profunda y completa, lo que les hace sufrir bastante a los Piscis. Pero es que no todo el mundo es capaz de vivir una identificación espiritual tan profunda como pretende Piscis a través del sexo.

Desde luego, con Piscis el sexo no es sólo piel y sudor. Para ellos es un modo de comunicación donde el cuerpo sólo sirve como vehículo para poner en comunicación las almas. Y su capacidad de imaginar y soñar puede hacer que lo consigan si su pareja está dispuesta a dejar de vivir por unos momentos en este mundo pecador para seguir a Piscis hasta donde su fantasía los lleve. Es una experiencia que merece la pena.

Anuncios

ACUARIO – (PASIÓN SIN BARRERAS)

Acuario20 de enero al 17 de febrero

Acuario es un signo sociable y amistoso donde los haya. Su inventiva y originalidad hacen que los demás los veamos como personas más bien excéntricas y que nos preguntemos cómo serán en la cama.

Si muestras atrevimiento y les propones la cuestión abiertamente, te encontraras con la agradable sorpresa de ver satisfecha vuestra curiosidad, porque esa forma natural y desenfadada de plantear el tema sexual es algo que a los acuarianos les encanta. No se podrán resistir a una invitación de este tipo que provenga de una persona que parece tan desinhibida como para solicitarlo de forma tan natural.

La gente es importante para los Acuario, pero más a nivel grupal que individual, ya que lo que prefieren es investigar, curiosear un poco de todo y de todos. Pero no se sienten especialmente atraídos por un conocimiento profundo y completo de las personas de su entorno; prefieren mantener esos asuntos a un nivel más ligero y por tanto también más flexible y dinámico.

No son muy capaces de profundizar en alguien de forma exclusiva; no es su estilo. Viven en su propio mundo, les encanta tener amigos y tienen una idea del sexo y de su significado bastante especial. No entienden el sexo como posesión, ni como pasión; prefieren el sexo por amistad, sin demasiadas complicaciones, y esto puede llevarles a malentendidos.

A veces, incluso pueden tener tendencia a buscar la soledad como método para encontrarse a sí mismos y de distanciarse de situaciones demasiado intensas. La soledad es para ellos muy importante; necesitan esos periodos de aislamiento del grupo, o incluso de la pareja. Para ellos no hay nada mejor que tomarse esas vacaciones del mundo de vez en cuando.

Sexualmente suelen ser muy atractivos debido a estas características de originalidad y fantasía. Ese morbo que conlleva su aire de misterio y de perdidos en este mundo los hace muy atractivos y es el mejor cebo que pueden tener. Pero como he dicho, los Acuario pueden ser un poco distraídos, y es probable que las oportunidades pasen junto a ellos sin que se den cuenta. Así que si uno está interesado en ellos, es mejor que se prepare para tomar la iniciativa. A los Acuario esto no les parecerá mal. En absoluto; más bien todo lo contrario. Se sentirán encantados por las excitantes posibilidades que ofrece una pareja tan lanzada y desinhibida. Y es que los Acuario tienen más bien pocas inhibiciones o prejuicios en lo que al asunto sexual se refiere. En el sexo se desenvuelven sin ningún complejo, y lo mismo les da estar arriba que abajo, por delante o por detrás, en la intimidad o en una pequeña orgía.

No tienen ningún tipo de tabú sexual; lo ven como la cosa más normal y natural del mundo, y además, les ofrece una estupenda forma de integrarse en la humanidad, asignatura que siempre tienen pendiente. Continuamente están abiertos, física y mentalmente, a cualquier nueva experiencia que les puedas proponer.

Con los Acuario su pareja jamás se encontrará reprimida a la hora de expresar sus preferencias sexuales, o alguna de sus fantasías, por que saben crear un clima distendido donde cada uno puede sentirse libre de expresar sus ideas.

CAPRICORNIO – (PERFECTO AUTOCONTROL)

Capricornio22 de diciembre al 19 de enero

La naturaleza de Capricornio se podría definir como perfectamente fiable, seria y controlada en todo momento y en cualquier situación. Sus sentimientos son profundos y verdaderos, aunque les cueste expresarlos.

Los Capricornio controlan perfectamente sus expresiones de afecto o cariño por lo que se les suele ver como personas bastante serias e introvertidas, algo distantes, frías e imperturbables.

Exteriormente pueden dar la impresión de que nada les afecta, pero eso no es cierto en absoluto. La auténtica verdad es que casi todo les afecta ¡vaya si les afecta! y además de una manera decisiva. Precisamente a causa de su extremada sensibilidad se protegen tras una concha de frialdad y perfecto autocontrol.

Esto puede acarrearles graves problemas con su pareja, porque por encima de todo, necesitan tener constantes muestras de afecto y demostraciones de cariño. Exigen a los demás lo que ellos mismos no son capaces de ofrecer. Piden y necesitan lo que no saben dar. Ese es su principal problema, y resulta campo abonado para todo tipo de malentendidos y desengaños.

No se enamoran enseguida y, desde luego, si hay alguien que sea poco propenso al flechazo, ese es Capricornio. Cuando se enamoran sus sentimientos son profundos y duraderos, pero siempre conservan la cabeza en su sitio. En parte, se comportan como si tuvieran miedo a amar, llegando incluso a preferir quedarse solteros a arriesgar su sensible corazón.

Cuando buscan una pareja quieren a alguien capaz de aceptar los compromisos, serio y con los pies en la tierra. Aunque lo que eligen al final suelen ser parejas algo más soñadoras, con una cierta alegría de vivir, pero responsables y prácticas. Por eso es difícil que se sientan atraídos por parejas mucho más jóvenes, y por tanto con menor madurez; preferirán incluso alguien mayor que ellos o de su misma edad.

¿Cómo saber si un Capricornio está interesado en ti?… Pues muy sencillo, no se andará con rodeos, ni se hará de rogar excesivamente. Puede que tarde un poco en iniciar su avance mientras te conoce algo mejor y decide si eres la persona que está buscando, pero cuando tome la decisión, será imparable y original. Cuando se enamoran puede parecer que no son muy demostrativos, sobre todo al principio, pero su amor es profundo y verdadero.

Lo más habitual es que exteriormente demuestren una escasa afectividad y un sexo que puede resultar, si no se comprende bien la naturaleza de Capricornio, algo frío, distante y sin demasiado calor humano. Sin embargo, en su interior, los sentimientos de Capricornio son muy profundos e intensos. El único problema se lo ponen ellos mismos al resultarles tan difícil expresar todo el amor, dulzura y pasión que llevan dentro. Los Capricornio le dan mucha importancia al hecho de saber controlar esa energía sexual y emocional, y lo consiguen hasta el punto de que para ellos no supone ningún problema vivir en el más absoluto celibato.

Sin embargo, tienen un punto débil, y es que les encantan los elogios; prácticamente viven para ser admirados por los demás. Es cierto que les cuesta mucho expresar su afecto y dejar fluir su energía sexual, pero no es algo que ellos no puedan superar, y si su pareja es inteligente y sabe demostrarles cuánto les admira y lo mucho que los necesitan, se mostrarán muy apasionados, decididos y sexualmente nada aburridos.

SAGITARIO – (SEXO AVENTURERO)

Sagitario22 de noviembre al 21 de diciembre

Los Sagitario son capaces de contagiar su optimismo nato a los demás en un radio de varios kilómetros. Estar metido en una relación con alguien de este signo seguro que será cualquier cosa menos deprimente o aburrida. En realidad, es casi un riesgo, porque los Sagitario adoran la aventura y las emociones fuertes, y suelen encontrarse metidos con frecuencia en aventuras de esas que es tan divertido contar, pero no tan divertidas de vivir mientras uno se encuentra en ellas.

A los Sagitario les encanta el juego de la conquista, las fuertes emociones que conlleva y, sobre todo, el premio sexual final que suelen incluir. Tienen muy desarrollado el instinto de caza, y salir por la noche a buscar una nueva presa que conquistar es su pasatiempo favorito.

A Sagitario casi le da lo mismo conquistar o ser conquistado, porque en ambos casos sabe encontrar el punto de riesgo y aventura que es lo que realmente le atrae de una relación amorosa. Pero a veces pueden pecar de ingenuos, por lo que es muy posible que alguien se les esté insinuando y ellos no se enteren.

Difícilmente se les podrá encontrar en la cama con su pareja, porque prefieren casi cualquier otro sitio para hacer el amor, ya sea una esquina relativamente oscura de algún callejón, o mucho mejor aún, el dormitorio de los padres de su amante, preferiblemente si ellos se encuentran hablando en el salón con alguna visita y pueden pillarlos en cualquier momento. A casi cualquier otro signo la situación le parecería incómoda cuando menos, pero a los Sagitario el riesgo de ser descubiertos parece excitarlos aún más. Las emociones y aventuras intensas les hacen sentir más vivos y satisfechos.

En el amor, los Sagitario necesitan por encima de todo sentirse libres; es difícil que se aten a una pareja de por vida, se sentirían atrapados y eso no puede hacerles felices. En todo caso, su pareja debe ser capaz de dejarles un poco de cuerda para que no se sientan encerrados en su relación, lo que puede llevar a que cometan de vez en cuando alguna infidelidad.

Desde luego, Sagitario no es uno de los signos más fieles. Ellos entienden todo el asunto ese de la fidelidad de otra manera. Sienten que es más correcto ser fieles a si mismos, actuando en cada momento como uno sienta que quiere hacerlo. Y si se cruza en su camino alguien atractivo por el que se sienten atraídos, para ellos es más correcto seguir los dictados de su instinto que abstenerse de intentar la nueva conquista por estar en una relación con otra persona. La pareja de un Sagitario tendrá un largo trabajo por hacer, para conseguir que comprendan el concepto de la fidelidad. El truco consiste en apelar a su idealismo y a su sentido innato de la sinceridad.

Para ellos el sexo no sólo es un juego extremadamente divertido, también es una manera de liberar tensiones y necesitan practicarlo con bastante frecuencia. Su sentido de la aventura les hará ser unos amantes muy imaginativos, pero algo arriesgados. Es posible que se sientan atraídos hacia las situaciones potencialmente peligrosas, que puedan provocar escándalos, y su pareja no siempre estará de acuerdo con correr esos riesgos. Pero eso no es problema para Sagitario, simplemente buscará otra aventura que ambos puedan disfrutar. Desde luego, con una pareja Sagitario, la vida nunca será rutinaria ni aburrida.