CÁNCER – (EL AMANTE MÁS TIERNO)

Cancer21 de junio al 22 de julio

Cáncer es un signo de Agua y esto les hace extremadamente sensibles y perceptivos. Algo que se acentúa cuando se trata del amor y el sexo.

Cualquiera que conozca a una persona del signo de Cáncer se habrá dado cuenta de una característica muy particular de ellos. En el exterior parecen fríos, controlados y, a veces, incluso algo antipáticos. Pero no hay que fiarse de esta apariencia; es sólo una coraza que se ponen para proteger su tierno y vulnerable corazoncito.

Esto también tiene su lado malo, y es que esta extremada sensibilidad hace que todo les afecte. Si en situaciones cotidianas ya se destacan por ser extremadamente sensibles, en su vida sexual y sentimental esto se acentúa mucho más aún.

Para ellos el sexo supone, al igual que el resto de su vida, una búsqueda de la seguridad. No buscan excitantes y arriesgadas aventuras, ni satisfacer una pasión incontrolable, sino más bien buscan la intimidad que el sexo proporciona como un refugio en el que poder encontrar amor y seguridad. Por otro lado, esta búsqueda de seguridad de los Cáncer puede llevarles a adoptar una actitud pasiva en la que ceden la iniciativa a su pareja. Por eso, más que conquistar, prefieren ser conquistados.

La forma más segura de acercarse a un Cáncer sería mostrarse firme, seguro de uno mismo y un tanto protector hacia ellos. El ambiente en el que se desarrolle la acción es para ellos muy importante; debe ser cálido y confortable y, sobre todo, debe proporcionarles una sensación de seguridad.

Son muy celosos de su intimidad y no les agradan las situaciones en que ésta pueda verse comprometida. Por nada del mundo les gustaría llamar la atención por su conducta escandalosa. Esto a veces se manifiesta en el sexo haciendo que prefieran hacerlo con la luz apagada, o en posturas en las que no se les vea la cara. Si son Cáncer del tipo atrevido, es posible que les divierta hacerlo con la cara cubierta por un antifaz.

De lo que sí suelen pecar en la cama es de ser poco activos. A veces pueden parecer fácilmente influenciables, lo que no quiere decir que su amante pueda convencerlos fácilmente de cualquier cosa, sino que ellos se identifican tanto con su pareja que pasan a desear lo mismo que desea ella y les siguen el juego inmediatamente. Dicen que comprender es amar, y desde luego con Cáncer eso parece cumplirse al pie de la letra. Si sólo se puede amar lo que se conoce, entonces Cáncer es el amante perfecto, porque su empatía hace que terminen conociendo a sus parejas mejor que a ellos mismos.

Las personas Cáncer son también profundamente sensuales, románticas y muy intuitivas, por lo que el sexo con ellos siempre tendrá un cierto aire suave y cálido, muy dulce. Se hallan también sujetos a frecuentes cambios de ánimo, aunque previsibles. Cambian como las mareas, dejando que su humor se vea influido por las fases de la Luna. Y el amante tierno y considerado de la semana pasada se convierte en un ser malhumorado y quisquilloso, hipersensible, al que uno casi no reconoce. De todas formas, si uno está preparado, esto resulta más un estímulo que un problema porque les hace más imprevisibles y fascinantes.

Sin embargo, sea cual sea la fase en la que estén, las Cáncer necesitan la seguridad de saberse queridas y apreciadas. Son tan sensibles que la idea de no ser aceptados les puede inducir a una profunda depresión. Y además, les aterra que un exceso de intimidad los haga vulnerables, por lo que superar sus barreras para llegar hasta ellos no resulta una tarea sencilla. Sólo ellos saben lo fácil que puede ser hacerles daño. Sin embargo, desean superar esa soledad que les crea su aislamiento emocional y anhelan tener una pareja a la que cuidar, querer y con la que compartir. Desean por encima de todo atar lazos fuertes con su pareja, por lo que a veces el sexo con ellos puede tener algo de irreal o fantasioso, donde todo parece un sueño, o donde las cosas se viven casi como en un cuento de hadas.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: