La Clarividencia

Clarividencia Earth

Se entiende por Clarividencia a la facultad de conocer aquello que ha de venir, es decir, la facultad de tener conocimiento del futuro, inmediato o no, por medios parapsíquicos.

Normalmente, a la clarividencia se la denomina Videncia, sin más, pero este término no es exacto ni completo.

El Vidente o Clarividente no ve lo que ha de ocurrir por medio de los ojos. La información le llega a través de cauces psíquicos, mentales, no necesitando, por ende, sus órganos de visión. En realidad, el Dotado Psíquico recibe la información que luego se traduce en el mensaje que exterioriza. Es, por tanto, un fenómeno de los denominados Psi-Gamma.

En la clarividencia podríamos hacer dos clasificaciones complementarias. Por un lado tendríamos la clarividencia en cuanto al tiempo (espacio/tiempo) en que se refiere el mensaje. Este puede ser del pasado: retrocognición, del presente: videncia, y del futuro: precognición. En todos estos casos la facultad sería la misma. De hecho y de modo estrictamente objetivo, tan difícil de entender y explicar resulta que se pueda saber lo que va a ocurrir, como lo que está sucediendo fuera de nuestro entorno, como aquello que ocurrió sin que guarde relación alguna con nosotros.

Creemos que el canal informativo es el mismo en todos los casos. La mente del sujeto en un estado alterado de la conciencia (EAC), de mayor o menor intensidad, recibe la información a través de un canal desconocido (aunque también recibe muchos impulsos informativos por los canales sensitivo/receptores habituales, que se mezclarían con los otros estímulos paranormales), información que unas veces es nítida y clara (las menos) y otras se trata de pequeños “flashs” de luz o detalles inconexos, etcétera, que el Dotado transforma en un mensaje comprensible, al menos para él, (en ocasiones, ni siquiera comprensible para el propio dotado) sin que pueda explicarse satisfactoriamente como se realiza la citada transformación o decodificación de la información recibida.

Indudablemente, cabe pensar que es más difícil adivinar el futuro, lo que aún no ha ocurrido, que el pasado y más éste que el presente, lo que está sucediendo en ese instante. De hecho, el presente no existiría, porque el presente de ahora mismo es el pasado de dentro de un milisegundo. Pero esta supuesta mayor o menor dificultad no es tal. Así pensamos al menos la gran parte de los parapsicólogos. De hecho, cuando un vidente nos pronostica algo que ocurrirá en un futuro más o menos lejano, puede tratarse de algo dificilísimo, pero al no poder constatarlo, lo pondremos en cuarentena. Así mismo, cuando lo que videncie sea algo acontecido ya, tendremos, a priori, más facilidad para comprobarlo, con lo que en caso de acertar, el resultado causaría mayor asombro. Hay que resaltar, no obstante, que podría resultar más sencillo los pronósticos retrocognitivos por el hecho de que el vidente puede obtener información directa del sujeto, tanto a nivel consciente como inconsciente, pero ya conocida por el consultante.

Todo esto conformará uno de los motivos por lo que, para los neófitos y/o aficionados, la retrocognición y la precognición son fenómenos diferentes. Pues no es así, en principio y teoría. Si atendemos a ciertos Saberes y teorías esotéricas, el vidente, su mente, accede al Archivo Akáshico y de él obtendría la información. Este Archivo Akáshico es un registro sutil donde se almacena todo cuanto acontece, sucedió y sucederá en nuestro Universo. Allí, en el Astral, estan impresos nuestros respectivos karmas y del Archivo sale la información que reciben los Dotados Psíquicos.

Por supuesto, el Archivo Akáshico es parte del esoterismo (proviene de la Mística Tibetana). Pero la ciencia también opina al respecto (más que la ciencia en sí, serían los científicos que estudian la parapsicología), para ésta, el vidente, en su mente, tomaría contacto con algún tipo de energía/frecuencia, que sería general para todos y donde se almacenaría la energía que va transformándose o parte de ella y el vidente, con su contacto, captaría símbolos universales que traduciría consciente o inconscientemente. Claro está, esta teoría es demasiado parecida a la expresada anteriormente y además, no explicaría lo que sucede con la adivinación del futuro, puesto que no es energía transformada. Aunque sí sería energía transformada si nos separamos de nuestro esquema espacio/temporal, donde nuestro futuro no sería tal.

La otra clasificación se refiere a la forma o manera en que se contacta, en que se accede a la clarividencia.

Una de ellas es la Clarividencia Espontánea. En este caso, el sujeto recibe la información sin motivo aparente, de imprevisto, ya sea en estado alterado de conciencia o no. Otra de las formas sería la Clarividencia Voluntaria. En este caso, el vidente puede forzar su aparición por medios mentales o físicos. Entre las primeras estarían la Mediumnidad (aunque no se contacte con Espíritu o Ente alguno, el proceso sería el mismo). Entre los segundos cabría introducir todas las mancias. En éstas, el sujeto se ayuda en su concentración y posterior videncia con diferentes objetos cuales cada vez son más numerosos: cartas, bola de cristal, posos de té o café, huesos, palitos, runas, y un largo etcétera.

También en este punto podríamos distinguir dos grupos. Uno, el que reúne a las cartas y manos: cartomancia y quiromancia. Y el que agrupa a todas las demás mancias. Incluso podríamos extender esta clasificación a otro tercer grupo integrado por sistemas tales como el I Ching y la Astrolomancia.

El primer sub-grupo dentro de la videncia provocada, engloba a las cartas y las manos. En el caso de las cartas, cuales no tienen porqué ser únicamente el Tarot clásico, si no que existen otras barajas que son igualmente válidas. De hecho existen cientos de Tarots, teniendo entre los más usados por los profesionales de la videncia: Tarot Español, Tarot de Marsella, Tarot Rider-Waite, Tarot Egipcio, Tarot Simbólico, Tarot Esotérico, etc. Aquí, en este tema, nos enfrentamos a una gran controversia: son las cartas las que dicen el destino (agrupamos aquí a toda la videncia temporal/espacial), o es el vidente quien lo adivina sirviéndose de los naipes, simplemente, como un apoyo físico, como vehículo de contacto. Lo más acertado es que existe una mezcla de ambas posibilidades, que se tratan como fenómenos complementarios.

En efecto, las cartas y más concretamente el Tarot (sea cual sea), es depositario de una complejísima y antiquísima filosofía esotérica. Tiene, el Tarot, un elaborado compendio de Saber Oculto, confiado a símbolos gráficos de importantísima transcendencia.

Para los investigadores del Esoterismo, el Tarot es el depositario de todo el Saber Oculto de la humanidad, salvaguardado en forma de clave secreta, sólo abierto a los iniciados. Y con su estudio y profundización, se conseguiría avanzar en el Camino Iniciático personal.

Con todo esto y con las diversas tiradas del mazo de cartas, el vidente recibe una consecución de símbolos que habrá de traducir a un mensaje comprensible. Claro está, en honor a la verdad (ciencia analítica) el cartomante descifrará la tirada de acuerdo a un código establecido que, previamente, habrá aprendido, con lo que el simbolismo esotérico (inmensamente profundo y verdadero) del Tarot queda supeditado a la adaptación y transcripción que de las tiradas se hayan efectuado anteriormente. Además, no son pocos los especialistas que supeditan, en lo que al Tarot se refiere, la videncia al estudio iniciático.

La parapsicología científica puede, posiblemente, apoyar más acertadamente la otra explicación (aplicación), cual sería la de que los naipes sirvieran de soporte físico al Dotado/vidente, el cual sería el único protagonista, recibiendo la información a través del canal psíquico de clarividencia, tal y como explicábamos anteriormente. De hecho, está probado que el acierto es más exacto y continuo en cartomantes que usan su videncia, en lugar de interpretar fielmente el resultado de la tirada de naipes. Algo similar ocurriría en la Quiromancia. Pero insistimos, en una tirada de videncia a través del Tarot, entrarían en función ambas posibilidades.

Para el segundo grupo citado: bola de cristal, posos, etc., la explicación como soporte y el uso de su propia PES es más evidente. En estos casos se trataría del propio sujeto, el cual a veces no sabe ni como explicar lo que hace. Normalmente, tras una breve concentración mira la bola de cristal u otro sistema cualquiera, y la mente se le abre al conocimiento, recibiendo la respuesta. Puede también tirar las tablitas o huesos al suelo y por la posición en que queden, adivinará la respuesta. Queda claro que la posición que toman unos posos de café o té, no tiene ningún mensaje oculto de la antigüedad; así mismo pasa con el resto de los sistemas englobados en este segundo apartado.

Respecto al tercer grupo, el que engloba el I Ching y la Astrolomancia, podríamos explicarlos de manera muy similar al primer grupo. Ambos sistemas adivinatorios son también depositarios de un saber oculto e iniciático. En el caso del I Ching, se trata de milenaria filosofía china, la cual ha visto reducido todo su saber a una serie de hexagramas (compilación). En el caso de la Astrología Occidental, basada en la antiquísima Sumer, recoge, además de claves matemáticas y astronómicas, todo un conocimiento humano primero.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: